29 de abril de 2019

148ª noche - Interrogación



El español es absolutamente permisivo en el uso del sujeto, se puede omitir o poner en cualquier parte, siempre que sea lógico y no dé pie a confusión, tanto en frases aseverativas como interrogativas. Otros idiomas como el francés y el ingles son estrictos con el sujeto de la oración. Debe ponerse siempre. Y obligatoriamente antes del verbo si es aseverativa, después si es una interrogación. De tal modo que incluso sin poner los signos ortográficos (que sólo se ponen al final) se sabe si es una pregunta o no desde que se empieza a leer. 



"Il est endormi" >> Está dormido (él)

"Est-il endormi?" >> ¿Está dormido?



Así que en español sólo sabemos que una pregunta es una pregunta por los signos "¿?" y, en el lenguaje oral, por la "música". Todos los que hablamos español conocemos esa música con la que preguntar. Música que hay que "cantar" desde el principio de la oración, por eso el idioma español tiene el signo interrogante de apertura. Y por eso no debemos omitirlo, porque es necesario. Se puede ver la diferencia, sobre todo en frases largas. 



¿Sabes el disgusto que llevó tu prima el día que se casó tu hermana, después de que los novios de marcharon?



Sabes el disgusto que llevó tu prima el día que se casó tu hermana, después de que los novios de marcharon.



Ahora imaginen que la encuentran así:



Sabes el disgusto que llevó tu prima el día que se casó tu hermana, después de que los novios de marcharon?
¿Cómo podríamos leerla bien?



Hay que evitar la moda de omitir el signo de apertura de interrogación que, además, es obligatorio según la Ortografía.



No hay comentarios: